Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Volver al Listado de autores
El extraño caso de un triple asesinato.

El comandante de la Guardia Civil que tenia la responsabilidad de controlar el orden y dirigir la lucha contra la delincuencia en los alrededores de la ciudad de Alcasser, estaba tratando de relacionar las diferentes piezas significativas del rompecabezas, constituido por la violación y asesinato de tres adolescentes que jamas llegarían a ser mujeres. En ese momento un sargento le llevo un sobre lacrado, en cuya cubierta podía leerse la indicación de confidencial.

- El portador ha indicado que lo lea usted de inmediato.

Tomando el sobre le indico a su subordinado que permaneciera en el despacho, de modo que este se retiro a una distancia prudencial, desde la cual no podía ver el contenido del mensaje secreto. Hágale pasar fue la frase que siguió a la lectura del mensaje.

- Buenos días comandante Sirvent.
- Buenos días...
- No se preocupe por tratamientos y nombres son lo de menos. Supongo que esta usted con el asunto de las tres jóvenes violadas y asesinadas.
- Si, estoy tratando de encajar las piezas y creo tener algunas pistas sólidas.
- Olvídelas comandante, no es esa la dirección que debe seguir la investigación.
- Estoy a sus ordenes...

El recienllegado aprecio las dudas de su interlocutor así como los puntos suspensivos silenciosos que esas dudas incluían.

- Comprendo su vacilación. Esas pistas conducen a los verdaderos asesinos, pero esta en juego la seguridad nacional. No es posible castigar a los verdaderos asesinos. No voy a decirle nada mas, tan solo que debe usted tener en cuenta que hay personas bastante poderosas como para hacer tambalear no ya a nuestras mas altas autoridades, sino a las del gobierno mas poderoso del mundo.
- ¿El presidente del gobierno esta amenazado?
- Hasta el propio jefe del estado puede llegar a ser amenazado.

El comandante Sirvent trago saliva. Por primera vez se encontraba cara a cara con el rostro fáctico del poder, del que el era un mero instrumento. Supo que no tenia mas remedio que obedecer, que aquel misterioso sujeto le habría matado sin vacilar si el hubiera supuesto el mas mínimo obstáculo a aquellas ordenes. Recordó que tenia el deber de matar a toda su familia sin excepciones si así se lo hubiera indicado aquel sujeto, pues era su deber ejecutar cualquier orden que se le diera sin vacilar. Lo que constituía la esencia y la substancia del juramento que debían prestar todos los que ingresaban en la Guardia Civil. Juramento que no era una mera formula sino un deber ineludible.

Durante años el comandante Sirvent realizo multitud de esfuerzos para presentar una versión aceptable de un asesinato, cuyos ejecutores gozaban del privilegio de la patente de corso. Finalmente el poder judicial decidió entrar en el juego y el apaño hecho por la Guardia Civil aceptado por jueces y fiscales recibió luz verde en 1997. Por aquellos días el comandante Sirvent había acudido a un seminario europeo sobre criminalidad organizado en Madrid. Habiéndose celebrado en una importante institución cultural la cual disponía de un museo de acceso restringido, el comandante Sirvent pidió permiso para visitarlo, siéndole concedido. Tras verlo con bastante detenimiento al abandonar la sala fue saludado por una voz conocida.

- Le felicito comandante Sirvent, ha hecho un buen trabajo.
- Gracias tan solo he hecho lo que he podido.
- Veo que le preocupan los fallos de la versión oficial. El que el caso sea jurídicamente insostenible, el que los padres de las víctimas consideren que los presentados como culpables son solo unos chorizos para encubrir a los verdaderos autores.
- Podría mentirse mejor, podría presentarse algo mas coherente.
- Comandante debería usted saber que el crimen perfecto es el que no se comete, de la misma forma que la mentira perfecta es la que no se dice. No me mire con ese aire de sorpresa, los procesos de Moscú eran insostenibles, como lo eran los de Saco y Vanzzeti, como lo fue el proceso de Mumia, al que la justicia norteamericana se propone asesinar legalmente. Como lo fue el caso del aceite de Colza, como lo es la versión oficial sobre el golpe de Estado del 23 de febrero, como lo son las interpretaciones pretendidamente científicas sobre la historia, la economía, el neodarwinismo, etc., el poder tiene el privilegio de afirmar que el Sol gira alrededor de la Tierra, que no existe otra interpretación cierta que aquella que ese poder expresa y defiende.
- Pero por lo menos podrían presentarse historias creíbles.
- Comete un error comandante. Lo absurdo de las versiones oficiales no es un accidente, ni los errores formales algo negativo que destruya la credibilidad de las mismas. Para presentar unos procesos de Moscú sin errores era necesario ser un trotskysta y un trotskysta no hubiera servido, ya que al presentar unos procesos sin errores hubiera reflejado la verdad objetiva y la función de aquellos procesos como de aquellas acusaciones absurdas era hacer ininteligible la verdad para quienes los llevaban a cabo y para aquellos a los que había que engañar. El engaño es parte de la sumisión al poder, si la gente no acepta el engaño es que no se somete al poder o que ella se constituye como poder.
- Cree usted posible un poder sin engaño.
- Si comandante creo posible un poder sin engaño, por ello es mas imperioso que nunca llevar a la gente la convicción de que ese poder es imposible. De hecho no ha sido por casualidad mencionarle los procesos de Moscú, pues gracias a quien los promovió el poder sin engaño fue destruido.
- Me queda una duda. Como un poder sin engaño pudo ser destruido.
- Hay dos tipos de engaño, el que es parte intrínseca del poder basado en el engaño , y el que proviene de la ignorancia de la capacidad de supervivencia residual de ese poder. Ellos destruyeron la superestructura sociopolitica del engaño, pero dejaron subsistir la infraestructura social del engaño. La degeneración de ese poder sin engaño broto de las entrañas residuales de la sociedad del engaño. Pues ellos creyeron que destruyendo el orden social del engaño y el estado del engaño, se creaba una sociedad sin engaño, pero lo que tenían era una sociedad del engaño sin engañadores. Esas entrañas residuales del engaño pueden ser destruidas, dando lugar a una sociedad sin engaño, por ello hay que luchar sin descanso para evitar esa posibilidad.
- Como es posible entonces, que sabiendo usted eso, pueda cumplir eficazmente con su trabajo?
- Me ha hecho la pregunta clave. Mis conocimientos no son ni la razón ni el motor de mi existencia. Mis conocimientos no son mas que un arma para saber donde y como atacar a mis adversarios. El centro de mi personalidad es mi individualidad estetico-emocional, la cual es un producto del particularismo social de la propiedad privada, que es la raiz y la esencia del engaño. Sabe que Stalin y los estalinistas querían y quieren integrar el particularismo social de la propiedad en el socialismo, lo que es una utopía irrealizable. Pero como el objetivo real de ellos no era este sino salvar al particularismo social de la propiedad privada, de su destrucción a manos de la verdad social del universalismo de la propiedad colectiva, llamaron a su utopía socialismo real, con lo cual al fracasar esta utopía salvaron el particularismo social de la propiedad privada residual gracias al engaño, o sea gracias a la esclavizacion de la conciencia humana al engaño estetico-emocional que fue barnizado con la verdad. La cascara del estalinismo era la verdad del marxismo, pero la cascara sin contenido es el proceso de la restauración progresiva del engaño. La verdad y la coherencia no solo no son necesarias sino contraproducentes, ya que usted y yo defendemos el engaño.
- Creo que por fin le comprendo.
- Me alegro muchisimo comandante, hace falta gente como usted.
- Qué cree usted que ocurriría si la gente no aceptara las consecuencias de este juicio, si lo rechazara unánimemente, pese a los esfuerzos de los medios de comunicación y de nosotros.
- Que sería nuestro fin comandante. Ya que el rechazo de lo de Alcasser llevaría al rechazo de las versiones sobre el estalinismo y sus consecuencias políticas, sobre el significado real de la reforma laboral, sobre la totalidad de los engaños sobre los que descansa la sociedad burguesa con burguesía que nosotros defendemos y la sociedad burguesa sin burguesía y con billete de vuelta que defienden los estalinistas. Eso seria el principio de una revolución devastadora e irreversible que pondría fin al mundo que nosotros defendemos al mundo del engaño. La verdadera cualidad diabólica del comunismo esta en la destrucción de todos los engaños sobre los que descansa nuestro mundo.
- Sabe yo veo un mundo distinto, pero el termino diabólico se me antoja una formula teológica cuyo contenido no percibo.

De pronto una pistola apareció en manos del interlocutor del comandante, este supo que le iba a matar. Por ello hablo adelantándose a la previsible acción.

- Me concede un deseo.
- Hable.
- Por qué va a matarme por una simple objeción a lo dicho por usted?
- Le voy a conceder ese ultimo deseo, pues tiene usted derecho a saber porque muere y la razón por la cual voy a matarle. Yo soy la personalidad burguesa, o sea el complejo psíquico o sistema operativo generado por el particularismo social de la propiedad privada, la particularizacion estetico-emocional generada por el modo de vida y existencia que ha creado un orden social al que estoy hiperadaptado y al margen del cual no puedo vivir. Ese odio irracional hacia el comunismo de quienes lo rechazan y que los estalinistas expresan como odio irracional al trotskysmo, que los anarquistas expresan como afirmación incondicional del individuo, es la defensa de esa realidad emocional irracional e irreductible generada por el particularismo social de la propiedad privada como forma de existencia social. Usted es la negación de lo que yo soy y represento aunque aun no sea consciente de ello.

La pistola vomito la muerte sobre el cuerpo del comandante.

© Joaquín Félix Rodríguez Bassecourt